Sofofa cifra en más de US$ 8 millones impacto diario de emergencia ambiental en industrias

Mineras piden estudios para depositar relaves en el mar e industria pesquera rechaza opción
junio 22, 2015
Proyectos detenidos por trabas ambientales suman US$ 56.000 millones
junio 30, 2015

V. Moreno y A. Pozo, DF.- Un impacto significativo en el sector industrial tuvo la primera emergencia ambiental decretada en Santiago, luego de 16 años, que implicó la paralización de 1.823 fuentes fijas.

El presidente de Sofofa, Hermann von Mühlenbrock, dijo que los costos de parar fuentes fijas industriales pueden tener efectos multiplicadores. Señaló que la Región Metropolitana explica el 48% de la actividad industrial del país. En esta región se producen diariamente el equivalente a US$ 55 millones. En ese sentido, lo de ayer -que afectó a parte de las 11.400 fuentes que existen-, podría costar por sobre los US$ 8 millones.

En algunas de las industrias que se vieron afectadas ayer, la paralización parcial estaba dentro de sus pronósticos, por las condiciones de ventilación actuales. De hecho, en el sector metalúrgico explican que algunas empresas habían adelantado parte de la producción o planificado medidas de contingencia.

De todos modos esto podría agravarse, si continúan los episodios de emergencia. La registrada el lunes corresponde a emisiones de material particulado PM 2,5, que es el más fino, y que finalmente obliga a parar mayoritariamente calderas de calefacción de edificios y hornos panificadores, según el listado de la autoridad.

Un eventual aumento del PM 10, que es un material más grueso, tendría un mayor efecto en el sector industrial. Dadas las mejoras ambientales, este indicador sólo llega a niveles de preemergencia, pero si empeorara, se paralizarían un total de 3.000 fuentes fijas, algo que es poco usual.
En PM 2,5 se ha decretado una emergencia y cinco preemergencias. Mientras en PM 10 van 22 alertas y cuatro preemergencias (el año pasado sólo una). Ayer, la autoridad volvió a decretar preemergencia y reiteró que están trabajando en actualizar el plan de descontaminación de la ciudad.
Paralización parcial

En la industria metalúrgica señalan que la paralización de fuentes fijas industriales afectó total o parcialmente a un 45% de las empresas socias de Asimet que tienen actividades productivas. Juan Carlos Martínez, presidente del gremio, dijo que su sector ha bajado las emisiones en forma considerable en los últimos dos años y que apoyan la paralización de fuentes fijas de emisión.
En esta industria, la merma productiva -dicen fuentes- puede recuperarse el resto del mes si es que no hay nuevos episodios críticos.

Las cementeras, en tanto, también vieron un efecto. Melón, por ejemplo, tuvo que paralizar algunos generadores y el 40% de su flota de camiones, sin embargo esperan que el efecto en menor actividad no sea más del 20%, porque dado que hubo menos tráfico, pudieron aprovechar mejor la flota disponible.
En minería, Anglo American no pudo operar el equipo de secado de la planta N°2 de molibdeno de Los Bronces, pero esto no tuvo un impacto en producción.

A nivel general, en CorpResearch anticiparon que el impacto en el Imacec de junio será “leve” y se verá principalmente en el sector manufacturero. Punto que comparten en Scotiabank Chile, donde agregan que este tipo de paralización no es comparable a la que causa un desastre natural, si no más bien a una detención programada que es equivalente a un día feriado o a una huelga.

CAMBIAR EL MODELO PREDICTIVO

Senadores que representan a la Región Metropolitana manifestaron su preocupación por la alta contaminación. Guido Girardi planteó que «frente al total fracaso de las políticas de descontaminación, urge reformar el modelo predictivo de alertas ambientales» y cuestionó el rol del seremi de Medio Ambiente, proponiendo «devolver al Ministerio de Salud como el órgano competente y con la experiencia necesaria para decretar emergencias, preemergencias y alertas de manera oportuna». Hay que recordar que el Plan de Prevención y Descontaminación (PPD) de la Región Metropolitana sigue su proceso de actualización que comenzó en julio del año pasado y la autoridad ha venido trabajando en un plan de medidas que podrían alcanzar los US$ 800 millones.

En la industria medioambiental explican que se está en un momento complejo respecto a temas ambientales, porque disminuir la contaminación es cada vez más costoso. «Es importante que se puedan evaluar la eficacia de los instrumentos de gestión ambiental y plantear nuevas herramientas de control; porque, por ejemplo, hoy la restricción vehicular en un día normal, solo afecta a un bajo porcentaje del parque automotor, que es el que no tiene sello verde», dice Hans Willumsen, gerente ambiental de GISMA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *